Reportaje en revista Cosas

La alopecia dejó ser un problema solo de hombres. Cuatro de cada diez mujeres sufre de esta patología, convirtiéndose en una amenaza. En Clínica Terré cuentan con un completísimo plan de tratamiento que pone punto final a este trastorno. Una prueba de ello es el caso de Ximena Cornejo.

EI cabello es sinónimo de feminidad y belleza, influye tanto en nuestra personalidad, como en nuestro carácter. Entre un 20 y un 30% de mujeres sobre los veinte años sufre de caída del pelo. Una cifra que,además,va en aumentoy que sin duda es un tema que angustia y preocupa, cuenta el Dr. Fernando Terré, cirujano plástico y director de la Clínica que lleva su apellido.

Agrega que a una mujer sana se le caen cien pelos diarios aproximadamente, siendo esta una cifra normal de su recambio natural, sin embargo si se supera esa cantidad hay que preocuparse.

Algunas de las causas asociadas a esta patología son el estrés físico y emocional, el postparto, la falta de proteína, la genética, las hormonas, el hipotiroidismo, la pérdida de peso repentina, entre otros factores. Es por esta razón que el Dr. Terré señala que es fundamental saber cuál es la causa de origen de la caída del cabello antes de comenzar un tratamiento.”Estudiamos al paciente,es decir averiguamos cuáles son los factores desencadenantes del porqué está perdiendo el pelo. Para esto realizamos una serie de exámenes clínicos”, dice.

Un caso reciente es el de Ximena Cornejo Vidal, de 25 años, madre y recién titulada de Informática Biomédica. “A los veinte años comencé a darme cuenta de que se me caía el pelo. Tenía que utilizar técnicas para esconderlo, como teñirlo, ponerme cintillos y ahora último usaba chasquilla. Esto ha sido una lucha constante”, dice la afectada. Las primeras personas que se dieron cuenta fueron sus familiares y luego sus compañeros de universidad que se lo hacían notar con bromas. “Lo pasé muy mal”.

Ximena padece de una alopecia androgénica; tipo de calvicie más común. “Yo soy sana”, añade. “Acá me hicieron varios exámenes y finalmente me dijeron que era un tema genético. Con el implante capilar que me harán,estoy evitando tener una alopecia grande más adelante”.Agrega que en la clínica todos han sido muy cercanos y que se dieron el tiempo de explicarle muy bien de qué se trababa el procedimiento.”Busqué la mejor opción para solucionar mi problema, estoy feliz”.

Y así fue. Ximena fue ingresada a pabellón en Clínica Terré a las 9:00 am de un día martes, en un procedimiento ambulatorio con anestesia local y sedación. Durante cuatro horas aproximadamente estuvo en manos de los mejores especia listas, artistas del pelo, y finalizó su proceso sintiéndose feliz y dichosa de poder comenzar una nueva etapa en su vida, sin los complejos que la atormentaban antes. Ahora ella deberá esperar unos 6 meses para comenzar a ver los verdaderos avances del procedimiento y volver a tener cabello, como resultado de dicho implante.

IMPLANTE CAPILAR

Esta técnica se denomina FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) y es conocida como “la tira”, ya que se extrae de la parte posterior de la cabeza y, sin rapar, una pequeña lonja de cuero cabelludo sano. Luego esta tira se procesa, separando folículo por folículo piloso para después implantarlos uno a uno en las zonas más despobladas. “Esta extracción deja una pequeña cicatriz y el cabello vuelve a salir de manera natural”, explica la Dra. Michelle Mauret, jefa de la Unidad de Implante Capilar de la Clínica Terré. “La gran ventaja de este procedimiento es que los folículos pilosos que se injertaron donde no había cabello, se comportan como si estuvieran en el lugar madre de donde fueron sacados, por lo tanto no se atrofian, ni se vuelven a caer”, añade el Dr. Terré. Es ambulatorio, indoloro y se utiliza anestesia local.

ASESORÍA MÉDICA

De nada sirve realizarse un implante capilar si no se tiene los cuidados necesarios. “No solo hay que repoblar las áreas que se despoblaron, hay que cuidar también el pelo sano que queda, de lo contrario volverá a pasar lo mismo, se caerá”, explica el cirujano. Para ello educan a sus pacientes de cómo cuidarlo y les enseñan a usar medidas cosméticas.

Cabe destacar que estos tratamientos se utilizan tanto en hombres como en mujeres mayores de veinte años. “En un comienzo, los hombres eran más recurrentes en pedir ayuda, sin embargo los casos de mujeres son cada día más frecuentes. Para ellas es un trauma, les afecta el autoestima”, recalca el Dr. Terré. Para finalizar añade que comer sano, no fumar, realizar actividad física regularmente para evitar el estrés, son algunas de las medidas complementarias y preventivas para cualquier mujer que sienta que su cabello es parte de su sensualidad, carácter y fortaleza.

 

Related Posts