La tricoscopia, nueva técnica para hacer diagnósticos por imagen

La tricoscopia es un método que nos permite diagnosticar con mejor precisión los distintos tipos de alopecia que existen.  Esta herramienta de la medicina se inscribe dentro de las nuevas técnicas para hacer diagnósticos por imagen.  Pero, ¿qué es la tricoscopia?, ¿cuáles son los distintos tipos de tricoscopios que existen?, ¿cuáles son sus objetivos?

La tricoscopia es una técnica de diagnóstico por imagen que se ha desarrollado en los últimos años y que nos permite analizar el cabello de nuestros pacientes con gran aumento mediante un lente polarizado. Esta metodología es cómoda para el paciente y nos entrega una valiosa y completa información para el diagnóstico correcto de la alopecia, lo que nos facilita la indicación del tratamiento.

Realizar una tricoscopia es un proceso que no requiere preparación previa por parte del paciente y que dura unos pocos minutos. Además, no genera ningún tipo de dolor y es un procedimiento realmente sencillo que se realiza apoyando el tricoscopio directamente sobre el cuero cabelludo

Tipos de tricoscopios

Tricoscopio de mano: Es un dispositivo pequeño, con un objetivo que permiten ver a través de él la superficie del cuero cabelludo aumentada. Alcanza un aumento de 10x.

Tricoscopio acoplado a smartphone: Es un dispositivo que se sincroniza con cualquier teléfono inteligentes de última generación. Este instrumento consigue aumentos del 10x, 20x y 40x con buena calidad.

Tricoscopio digital: Es el más complejo de los dispositivos y están diseñados para el diagnóstico por imagen dermatoscópico de la alopecia. Consigue imágenes de excelente calidad más allá del 140x.

Objetivos de la tricoscopia

  • Se puede confirmar el diagnóstico de la alopecia androgénica, incluso en casos en los que todavía no hay calvicie.
  • Ayuda a detectar alopecias cicatriciales y autoinmunes.
  • Detectar dermatitis seborreica o psoriasis del cuero cabelludo.
  • Identificar el mejor punto para realizar una biopsia cutánea cuando sea necesario hacerla.
  • Nos permite monitorizar la actividad inflamatoria de la alopecia areata.
  • Evaluar la inflamación perifolicular en la alopecia frontal fibrosante, y la respuesta o no al tratamiento médico local.

Related Posts